Nuestra Historia

 

RESUMEN HISTÓRICO DE LA IGLESIA “SOLDADOS DE LA CRUZ DE CRISTO”

1942“También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquellas también me conviene traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño y un pastor”.  S. Juan 10: 16.

En su mirada profética a través de los milenios, preveía el Hijo de Dios los miles y miles de personas  “de todas gentes, linajes, pueblos y lenguas”, cuyos ojos serían abiertos para convertirse “de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios…”. En ese grupo, que ha alcanzado misericordia, entramos nosotros.

 Corría el año 1922. Estados Unidos se esforzaba en volver a llevar una vida normal después de la primera Guerra Mundial; se estrenaba en los cines el tecnicolor y se inauguraba el monumento conmemorativo a Lincoln. Europa apenas empezaba a restañar sus heridas de la terrible hecatombe militar. Las grandes potencias luchaban por la desmilitarización de los mares. En Egipto se abría el sepulcro del faraón Tutankamon y ese mismo año este país conseguiría su independencia tras siglos de gobierno extranjero. En un mundo convulsionado y necesitado de Dios surgiría una iglesia llamada a ser la “gloriosa reaparición del evangelismo primitivo con toda su pureza doctrinal”.

beg log

 

El ciudadano norteamericano Ernest William Sellers, conocido como “Gedeón”, nacido el 30 de agosto de 1869, en el estado de Wisconsin, Portage County, había emigrado a Cuba, y entre los años 1922 al 1925 estableció un importante comercio en la calle Habana, en la ciudad de La Habana, capital de Cuba. Siendo religioso convertía su establecimiento cada noche en un centro de reunión cristiana, que sería denominado “Misión Gedeón”.

A mediados del año 1924 llegó a La Habana, Cuba, procedente de Worcester, Mass. E.U.A., un siervo de Dios llamado George Smith, enviado por el Señor para preparar a Gedeón, aunque no se conocían, para una obra mayor.
Este siervo de Dios, George Smith, estando ya en La Habana, se dio a la tarea de buscar al fundador. En uno de sus recorridos por las calles de ciudad, pasó frente al establecimiento y sintió vibrar todo su ser. Entendió que el Espíritu Santo le indicaba algo. Entró al establecimiento y al ver a Gedeón tuvo el testimonio de Dios que ese era el “escogido”, como le sucedió a Felipe con el eunuco etíope, según narra la historia bíblica. Hechos 8: 26-40.
Smith presentó a Gedeón el mensaje que Dios le había dado. Durante cuatro meses le mostró por las Escrituras que tenía que llegar a la renunciación de todas las cosas terrenales y a una dedicación completa a la obra del Señor, como lo hicieron los antiguos apóstoles por mandato de Cristo. La verdadera vida de fe. Mateo 4: 18-22; 10:38.
Gedeón, convencido ya que Dios le llamaba como a Saulo de Tarso, “no fue rebelde a la visión celestial”, y aceptó el llamamiento divino. Vendió todo cuanto poseía para dedicarse a la obra de Dios. Fue bautizado por inmersión en la forma bíblica, y más tarde, estando en la Misión Gedeón, en unos cultos de oración en espera de la promesa del Espíritu Santo dirigidos por Smith, recibió la promesa tal como fue dicho por el profeta Joel, cap. 2: 28,29.

 

Templo2-2Después de haber preparado a Gedeón, Smith regresó a los Estados Unidos y Gedeón partió en viaje misionero a Jamaica y a otros países de América. Después de viajar por ocho países en su obra misionera, regresó a La Habana y procedió a instituir la iglesia en Cuba. Fue debidamente registrada el 25 de marzo de 1930, con el nombre de “Bando Evangélico Gedeón”. En el año 1974 el nombre de la Iglesia tuvo que ser cambiado a “IGLESIA EVANGÉLICA INTERNACIONAL SOLDADOS DE LA CRUZ DE CRISTO”. Actualmente su oficina central se encuentra en la ciudad de Miami, Fl. Estados Unidos de América.
En Cuba se trabajó intensamente en la evangelización. Se destaca en esta labor la ciudad de Matanzas donde fueron bautizadas en el río San Juan más de 500 almas con motivo de una hermosa Campaña de Evangelización y Sanidad Divina. Además se oró por millares de enfermos, con resultados maravillosos.

Después de dos décadas de intensa labor en los campos, montañas y ciudades de Cuba, en el año 1950 se comenzó un programa de extensión internacional con envíos de embajadores a Panamá y México. Posteriormente se empezaría a trabajar en Chile, Jamaica, Haití, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, etc., hasta estar establecidos al presente en casi todas las naciones del  continente americano. Se han enviado exploradores al África y tenemos obra establecida en Mozambique y se espera próximamente enviar exploradores a Guinea Ecuatorial. En Europa tenemos obra establecida en España y se trabaja en otros países.

La actual Dirección de la Iglesia trabaja en la titánica tarea de abarcar un nuevo país cada año con el glorioso evangelio de Jesucristo, pues estamos muy conscientes del mandato de Jesucristo de ser sus testigos “hasta lo último de la tierra”.